Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de ajoblanco extremeño

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

¿Has probado en algún momento el ajoblanco extremeño? Si disfrutas esta exquisita sopa fría, en Lacocinademibarrio.net te recomendamos hacerla hoy al estilo clásico de Extremadura.

El ajoblanco es un plato que se sirve muy frío, y por esto se acostumbra tomar principalmente en verano. Pero la verdad es que esta clásico sopa tiene tanta popularidad que son bastantes los que la organizan en algún época del año y de formas muy dispares, como entre otras cosas, hay quienes hacen ajoblanco de coco o el típico ajoblanco malagueño.

En este momento que llega el buen tiempo, ¿estás listo para elaborar un exquisito ajoblanco extremeño? ¡Vamos a ello!

Ingredientes

  • 1 trozo de pan, mejor del día anterior
  • 2 dientes de ajo
  • 3 tomates maduros
  • 1 pepino
  • 250 ml. de leche
  • 2 chorrito de aceite
  • Sal al gusto
  • Agua

Preparación del ajoblanco extremeño

  1. Vamos a comenzar por los ajos. Pélalos y machácalos bien con una migaja de sal. Cuando los ajos estén bien triturados, coge el trozo de pan y quítale la miga de dentro.
  2. Remoja bien la miga en los 250 ml. de leche y después mézclala con los ajos. Remuévelo todo.
  3. A continuación, tienes que añadir el aceite, muy poquito a poco. Hablamos de hallar una mezcla semejante a la mayonesa que en Extremadura se conoce con el nombre de “masilla”.
  4. Lo sustancial es que esta salsa no se corte. Para eso, jura moverlo todo en círculos mientras incorporas el el aceite muy de a poco.
  5. Una vez que poseas esto listo, vamos a por las verduras. Primero coge los tomates y córtalos a tacos. Machácalos hasta que suelten todo el caldo que tienen y colocalos en el bol con la salsa.
  6. Ahora coge el pepino, córtalo a rodajas muy finitas y añade un chorrito pequeño de vinagre. Mézclalo con todo lo previo.
  7. Lo siguiente que iremos a llevar a cabo es añadir el agua de a poco. La proporción de agua va a depender de la proporción de salsa que poseas. Mézclalo todo bien y añade un poco más de sal y vinagre si es necesario. Después métela en el frigorífico para que se enfríe bien.
  8. Ahora que ya tienes el ajoblanco, puedes cambiar sutilmente su receta y acompañarlo de otros elementos, entre otras cosas, uvas o pedacitos de manzana.
  9. ¡Y eso es todo! Ya está listo para tomar nuestro exquisito ajoblanco extremeño. Ten en cuenta que hablamos de un plato que se toma cuanto más frío, mejor. Lo típico es servirlo en cuencos de barro. ¡Esperamos que te guste! ¡Que aproveche!

0/5 (0 Reviews)