Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de albóndigas con tomate

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

Esta receta de albóndigas con tomate es una variante de la receta clásico de albóndigas en salsa.

Ingredientes

  • ½ kg. de carne picada.
  • 3 dientes de ajo.
  • 5 tomates.
  • 1 barra de pan.
  • 1 huevo grande.
  • 1 cebolla.
  • 100 gramos. de harina.
  • Aceite de oliva.

Preparación de albóndigas con tomate.

  1. Llenamos un cuenco con leche y cortamos numerosas rebanadas de pan que meteremos dentro, para que estén bien bañados por la leche. Si la absorben toda, sencillamente sacar, poner más leche con novedosas rodajas de pan.
  2. Cuando esté bien bañadas, las rebanadas las ubicamos en un cuenco. Pelamos y picamos bien los dientes de ajo, que también agregaremos al cuenco, así como la carne picada, algo de sal, perejil y el huevo. Combinamos todo con las manos hasta conseguir que se mezclen de una manera única.
  3. Ya lista, la dejamos descansar y vamos a ir mejorando la salsa.
  4. Pelamos la cebolla, la lavamos en agua fría para que el efecto lacrimógeno no sean tan fuerte, y la cortamos en pedacitos pequeños. La vamos a freír en una sartén hasta que esté bien dorada.
  5. Pelamos los tomates y los picamos en pedacitos pequeños. Si queréis, los podéis pasar por la trituradora para que se conviertan en tomates triturados. O bien podéis adquirir salsa de tomate ya lista para ahorraros todo lo mencionado. Como fuera, una vez completados, a la sartén para que se frían con la cebolla.
  6. Removemos ocasionalmente y dejamos hacerse a fuego retardado por media hora.
  7. Como la mezcla que hemos listo antes con la carne y el resto de los elementos habrá reposado ya lo bastante, iremos cogiendo trozos y dándoles forma de bolas que enharinaremos completamente.
  8. Ponemos una sartén al fuego que tenga muy aceite y las iremos friendo según las hayamos ido realizando, pero no pongáis muchas a la vez. Según se vayan finalizando de llevar a cabo, las iremos poniendo en una bandeja con papel absorbente para que suelten todo el aceite sobrante.
  9. Cuando hayan soltado todo el aceite, las ubicamos en la misma fuente donde repartiremos la salsa de tomate que hemos listo. Y listo para comer.
  10. Como ya hemos dicho, elaborar la salsa de tomate es decisión vuestra, ya que podéis sencillamente adquirirla lista y ahorraros ese desarrollo. Pero nosotros sugerimos que sea una salsa casera para que sea más sana para el cuerpo.

0/5 (0 Reviews)