Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de berenjenas rebozadas sin huevo

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

¿Prefieres elaborar las berenjenas rebozadas sin huevo? En Lacocinademibarrio.net te enseñamos cómo llevarlo a cabo, de manera fácil y rápida. ¡Y están igual de buenas!

Si deseas elaborar un rico entrante hoy para almorzar, prueba con esta exquisita receta que te mostramos a continuación. Puedes acompañarlas de algún plato asi sea de algún tipo de carne, como el pollo frito con almendras o el solomillo de ternera a la plancha, o con pescado, como el rape en salsa de tomate.

Sea como sea, la decisión es tuya y dependerá de lo que te apetezca en cada instante. Lo que está claro es que las berenjenas rebozadas sin huevo pegan con todo. ¿Estás listo? ¡Empezamos ya!

Ingredientes

  • 1 kilo de berenjenas
  • 250 ml. de leche
  • 200 grs. de harina
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • Aceite
  • Sal al gusto

Preparación de las berenjenas rebozadas sin huevo

  1. En primer lugar vamos a lavar bien las berenjenas con agua del grifo. Las enjuagamos varias ocasiones y las ponemos en un envase con agua y sal. Dejamos que pase entre media hora y una hora, y las secamos. Si es requisito, usaremos papel de cocina absorbente.
  2. A continuación vamos a cortarlas en rodajas, sin pelarlas. Debemos ofrecerle un espesor medio, para que no queden muy gruesas pero tampoco muy finas. Así mismo se harán bien tanto por dentro como por fuera. Medio centímetro precisamente está bien.
  3. Colocamos en un bol la leche y en otro la harina, mezclada con la levadura en polvo. Cogemos las rodajas de berenjenas y las vamos pasando primero por la leche, después añadimos algo de sal, y después las pasamos por la harina. Debemos tener precaución de no añadir la sal primero, porque en ese caso, esta se caerá al pasarlas por la leche.
  4. En una sartén vamos a poner a calentar a fuego fuerte el aceite. Cuando esté ardiente, echamos con precaución la primera serie de berenjenas, y bajamos un poco el fuego para que no se quemen.
  5. Vamos friendo todas las berenjenas hasta que cojan un tono doradito. Mientras las hayamos ido retirando de la sartén, las iremos poniendo en un plato hondo o una fuente con papel absorbente, para sacar el exceso de aceite.
  6. En último lugar, si disfrutas, puedes añadir algo de miel por arriba a las berenjenas antes de servirlas. Puedes usar tanto la miel de caña, si escoges un gusto un poco más amargo, como la de flores, si escoges un toque dulce.
  7. ¡Y esto es todo! Como ves, las berenjenas rebozadas son igual de fáciles de elaborar cuando se hacen con que cuando se hacen sin huevo. ¡Sírvelas muy calentitas, verás qué crocantes están!

0/5 (0 Reviews)