Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de espinacas con bechamel sin horno

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

Elaborar unas espinacas con bechamel sin horno es muy simple y quedan igual de ricas que con la receta clásico. Este plato, tan rico y lleno de gusto, no se le resiste prácticamente a nadie que lo prueba. Es por esto que no puedes perderte la receta que te recomendamos a continuación en Lacocinademibarrio.net. Ya verás, ¡te va a encantar!

¿Qué te se ve si combinamos estas espinacas con un rico acompañante? Puedes evaluar con las chistorras al vino blanco, que le darán un toque de gusto muy profundo al menú. Precisamente igual que los pinchos morunos amarillos.

¿Has reunido ya los elementos para llevar a cabo estas espinacas con bechamel sin horno? Ya que venga, ¡vamos al lío!

Ingredientes

  • 500 gramos. de espinacas frescas
  • 50 gramos. de harina
  • ½ l. de leche
  • 60 ml. de aceite
  • 100 gramos. de queso rallado
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Preparación de las espinacas con bechamel sin horno

  1. En primer lugar, si lo quieres, puedes cocer las espinacas a lo largo de diez minutos en agua hirviendo. Este paso no es infaltante porque puedes rehogarlas de manera directa, manteniéndolas un poco más de tiempo en la sartén. Pero si deseas que queden más agradables, haz este paso primero. Escúrrelas cuanto consigas.
  2. A continuación, coloca a calentar el aceite en una sartén. Cuando esté ardiente, añade las espinacas a la sartén y colócalas a rehogar. Revuelve ocasionalmente con una cuchara de palo, para que queden bien hechas y por todas partes. Espera a que se pongan un poco más oscuras.
  3. Una vez hechas las espinacas, tamiza la harina por arriba de ellas, sin apagar el fuego. Continúa quitando los elementos y espera unos cuantos minutos para que se lleve a cabo la harina, pero sin llegar a tostarse.
  4. Vierte en este momento la leche en la sartén, quitando a la vez para que no se formen grumos, y añade nuez moscada, pimienta negra molida y sal.
  5. Baja el fuego al mínimo y espera a que espese la leche. Puede demorar unos diez minutos precisamente. Pasado este tiempo, ya puedes apagar el fuego, apartar y ser útil en los platos estas ricas espinacas con bechamel sin horno.
  6. Si lo quieres, puedes espolvorear el queso rallado por arriba de los platos e ir pasando uno a la vez unos segundos al microondas para que se funda. Esto le dará un toque plus de gusto a este ya de por sí riquísimo plato.
  7. ¡Y esto es todo! Ya puedes sentarte a la mesa, y empezar a gozar de tus ricas espinacas con bechamel sin horno. Si has seguido los pasos que te hemos correcto, te habrán quedado tan buenas que muy próximamente querrás reiterar. No esperes más, ¡y corre a comprobarlo por ti mismo! ¡Muy buen provecho!

0/5 (0 Reviews)