Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de espinacas con bechamel y gambas

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

Las espinacas con bechamel y gambas son un plato que está exquisito y, además, es muy sano. Esta receta se prepara en solamente media horita y la puedes usar tanto para comer como para cenar combinándola con una cantidad enorme de acompañantes ya sean de carne, de pescado o a partir de verduras.

Unas berenjenas asadas con miel, un carpaccio de salmón o un exquisito plato de pollo al limón frito son algunas de las configuraciones que te recomendamos en Lacocinademibarrio.net pero en nuestro recetario podrás hallar tantas elecciones como desees.

¿Ya estás listo para cocinar hoy unas ricas espinacas con bechamel y gambas? ¡No perdamos más el tiempo y empecemos a hacerlas!

Ingredientes:

  • 1 kg. de espinacas
  • 400 gramos. de gambas peladas
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín pequeño
  • 2 medidas de cuchara de harina
  • 1/2 l. de leche
  • 80 gramos. de piñones
  • 100 gramos. de parmesano
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación de las espinacas con bechamel y gambas

  1. Para comenzar, vamos a lavar las espinacas y las gambas y, en relación estén, deja que se escurran. A continuación, lava, pela y corta la cebolla y el calabacín y colocalos en una sartén con algo de aceite con el fuego a capacidad baja. Déjalos cinco minutos.
  2. Cuando la cebolla y el calabacín se hayan pochado, añade las gambas y, en relación mires que cogen un tono blanquecino, tiene dentro a la sartén los piñones y las espinacas. Dale a todo unos cuantos vueltas.
  3. Las espinacas bajan bastante de volumen al cocinarse así que, si deseas, puedes echar unas escasas más. Mientras esperas a que terminen de sofreírse, prende el horno a 180ºC.
  4. Cuando las espinacas y las gambas ya tengan el tono que deseas, echa la leche, ámbas medidas de cuchara de harina, la sal y la pimienta negra y déjalo todo al fuego a lo largo de unos cinco minutos. De a poco tu salsa comenzará a espesarse.
  5. En cuanto esté, vuélcala con precaución en una bandeja apta para horno y colocale el queso rallado por arriba. Mete la bandeja en el horno y espera unos diez minutos. Cuando el queso parmesano se haya derretido, podrás apagar el horno.
  6. ¡Tu plato de espinacas con bechamel y gambas ya está listo! Sírvelo ardiente y diviértete con todo su gusto. ¡Que aproveche!

 

0/5 (0 Reviews)