Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de flamenquines al horno

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

¿Qué te se ve si variamos un poco la rutina con unos flamenquines al horno? Nos encontramos familiarizados a elaborar los flamenquines de muy distintas formas, pero comunmente los freímos. Nosotros te recomendamos una elaboración clásico pero al horno, con un resultado más sano y con menos calorías.

Si deseas finalizar de elaborar un menú sano pero jugoso y lleno de gusto, puedes acompañarlos entre otras cosas de una exquisita sopa de pollo con verduras. Ponte manos a la obra y prepárate para cocinar unos ricos flamenquines al horno, con esta simple receta que te recomendamos hoy en Lacocinademibarrio.net.

Ingredientes

  • 8 rebanadas de pan de molde, mejor si es sin corteza
  • 8 lonchas de jamón cocido
  • 8 lonchas de queso
  • 2 huevos
  • 150 grs. de pan rallado
  • Sal al gusto

Preparación de los flamenquines al horno

  1. Cogemos una rodaja de pan de molde, y si es con corteza, le quitamos esta primero. A continuación vamos a intentar estirarla todo lo viable para lo que vamos a usar un rodillo de cocina.
  2. Cuanto más fino quede el pan será mejor, porque después será más fácil de enrollarlo con el queso y el jamón cocido, por eso es aconsejable esmerarse en ese paso.
  3. Lo siguiente que vamos a hacer es ubicar una loncha de jamón cocido y otra de queso sobre la rodaja de pan de molde. Debemos procurar que queden lo más unidas que tengamos la posibilidad al pan, así que apretaremos contundentemente con las palmas de las manos.
  4. Ya tenemos la posibilidad de ofrecer forma al primer flamenquín, para lo cual lo iremos enrollando con precaución. Cuando hayamos listo este primero, repetimos todo el desarrollo para llevar a cabo ocho flamenquines. Ponemos a precalentar el horno a 200 ºC.
  5. Batimos los dos huevos en un plato hondo hasta combinar totalmente la clara con la yema. Echamos el pan rallado en otro plato y pasamos uno a la vez los flamenquines por los dos platos, primero por el huevo y después por el pan. Los vamos poniendo en una fuente apta para hornear o en la bandeja del horno.
  6. Para que los flamenquines queden bien crocantes y con buen aspecto, vamos a intentar que queden bien impregnados tanto del huevo como del pan rallado. De otra forma el rebozado se puede estropear al asarlos.
  7. Introducimos la bandeja o la fuente en el horno y dejamos que se lleve a cabo a lo largo de precisamente veinte minutos. El tiempo es orientativo, debemos corroborar básicamente que el rebozado ya está doradito, sin llegar a quemarse.
  8. Apagamos el horno y retiramos los flamenquines horneados. ¡Ya están completados para comer! Te sugerimos que los sirvas muy calentitos, que es como están más ricos y crocantes. ¡Seguro que te van a encantar! ¡Buen provecho!

0/5 (0 Reviews)