Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de huesos de santo al horno

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

Los huesos de santo al horno se distinguen con los habituales por lo crocantes que son. Aunque lo habitual es dejarlos enfriar en el frigorífico sin ninguna cocción, también es viable hacerlos al horno para disfrutarlos de una manera diferente.

Con otras recetas típicas de Semana Santa, como las torrijas de Santa Teresa, los huesos de santo al horno siempre triunfan gracias a su dulce gusto a almendras ¿Quieres comprender el misterio para que te queden impecables? En Lacocinademibarrio.net te enseñamos, punto por punto, cómo prepararlos.

Ingredientes

Para el mazapán:

  • 220 gramos. de almendras
  • 2 medidas de cuchara de azúcar
  • 170 gramos. de azúcar
  • 85 ml. de agua
  • 100 gramos. de azúcar glass

Para el dulce de yema:

  • 4 yemas de huevo
  • 100 gramos. de azúcar blanco
  • 40 ml. de agua

Preparación de los huesos de santo al horno

  1. Antes que nada hay que elaborar las almendras que vas a utilizar. Salvo que estén listas ya para usarse (peladas y cocidas) tendrás que llevarlo a cabo tú unas horas antes de llevar a cabo el postre. Para eso exita una cazuela con agua en el fuego y, cuando hierva, cuece a lo largo de unos 10 minutos las almendras para ablandarlas.
  2. Una vez que estén cocidas, cuélalas y déjalas descansar un poco para que templen. Entonces pélalas y pásalas por el mortero para molerlas bien adjuntado con dos medidas de cuchara de azúcar y una cucharada de agua.
  3. Calienta los 85 ml. de agua adjuntado con los 170 gramos de azúcar para llevar a cabo un almíbar despacio. Revuelve en el transcurso de un par de minutos, con el agua hirviendo, para que gane algo de cuerpo. Apaga el fuego y deja templar un poco, pero sin que llegue a estar frío.
  4. Coloca las almendras molidas en un bol grande y ver vertiendo el almíbar que hiciste de a poco, sin dejar de eliminar. No eches mucha proporción de golpe, solo lo bastante para contemplar la mitad de las almendras. Se irá formando de a poco una pasta que ganará cuerpo y será más consistente.
  5. Enharínate las manos y trabaja la masa. Haz una bola, colócala en un envase y cúbrela con papel film, deja descansar la mezcla en el transcurso de un par de horas para que gane rigidez.
  6. Mientras prepara el dulce de yema. Para eso exita el agua y disuelve los otros 100 gramos de azúcar, quitando con la cuchara a fuego fuerte en el transcurso de un par de minutos mientras el agua hierve. Así obtendrás otra vez el almíbar que tendrás que dejar templar.
  7. A continuación, tras batir las yemas de huevo, ve añadiendo de a poco el agua sin dejar de batir para que se vaya formando una crema homogénea. Si ves que no logras que tenga bastante cuerpo, añade una cucharada de harina para que se vuelva más consistente.
  8. Como el mazapán ya estará listo para trabajarlo, prende el horno a 70º C para que coja temperatura, con calor por arriba y abajo. Cubre la bandeja para hornear de papel vegetal y añade algo de azúcar glass para que no se quede pegada la masa.
  9. Coge una porción de masa y trabájala con el rodillo hasta llevar a cabo la forma de un cuadrado especial. Con el apoyo de un palo extenso, entre otras cosas el mango de una cuchara de madera, enrolla el cuadro de masa para llevar a cabo un cilindro.
  10. Saca el palo y reitera el desarrollo hasta tener suficientes cilindros sobre la bandeja del horno. Córtalos en porciones del tamaño que desees y mételos al horno a lo largo de 10 minutos. Reitera el desarrollo hasta finalizar con la masa.
  11. Por último, rellena cada pequeño hueso de santo al horno con el dulce de yema que has listo y deja descansar. Ya estará listo este fantástico postre tan típico de la Semana Santa para disfrutarlo con la familia.

0/5 (0 Reviews)