Saltar al contenido
La Cocina de mi Barrio

Receta de salsa de tomate italiana

Preparación 30 minutos
Cocción 15 minutos
Cantidad 4 Personas

 

Si hay un acompañante que no puede faltar cuando estamos hablando de pastas y pizzas es la salsa de tomate italiana, una preparación simple y clásico que le proporciona un toque único a las preparaciones más resaltadas de esta gastronomía.

Asi sea que la sirvas con unas buenas albóndigas caseras o con unos clásicos macarrones, siempre hay una aceptable ocasión para elaborar y gozar de una salsa de tomate italiana llevada a cabo en el hogar. Aprende a elaborarla con nuestra receta y deja a todos en el hogar chupándose los dedos.

Ingredientes:

  • 1 lata de tomate triturado natural
  • 1 cebolla pequeña
  • 3 dientes de ajo
  • 6 a 8 hojas de albahaca fresca
  • Media cucharada chica de azúcar
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación de la salsa de tomate italiana

  1. La salsa de tomate italiana casera de toda la vida es realmente simple y se elabora con elementos básicos. Para esta preparación jamás hay que utilizar tomate frito, siempre tomate natural asi sea fresco o enlatado, como recomendamos en esta receta para más grande tranquilidad.
  2. Comienza mejorando los elementos para tu sofrito. Pela y corta la cebolla en 4 partes y pela los ajos para después picarlos en el medio. Añade los dos elementos al vaso de la licuadora o tritúralos con una varilla eléctrica para hallar una salsa más refinada.
  3. Agrega 4 medidas de cuchara de aceite de oliva a una sartén y transporta a calentar a fuego bajo. Cuando esté ardiente añade la cebolla, el ajo y una migaja de sal y deja cocinar todo junto a lo largo de 10 minutos o hasta que la cebolla esté sutilmente transparente.
  4. Transcurrido este tiempo deberás integrar a la sartén la lata de tomate triturado, las hojas de albahaca fría, la media cucharada chica de azúcar y sal y pimienta al gusto. Revuelve bien para que todos los elementos se mezclen como corresponde.
  5. Deja cocinar entre 35 y 45 minutos para hallar una salsa de tomate italiana densa y llena de gusto, perfecto para pastas, pizzas y algún otro plato de esta gastronomía.
  6. Durante la cocción ve probando la salsa para estar seguro que esté al punto de condimento y añade sal, pimienta o una migaja de azúcar si es necesario. Una vez lista podrás reservar tu salsa de tomate casera en el frigorífico a lo largo de hasta dos semanas si la colocas en un envase de vidrio antes esterilizado.
  7. Recuerda que también puedes congelarla, en esta situación puede permanecer meses reservada aguardando la ocasión perfecto para que la gozes con tu familia o amigos. ¡Qué rica está!
0/5 (0 Reviews)